El entorno

A mitad de camino entre Pamplona y Logroño, en una zona de contacto entre la Montaña y la Ribera, se encuentra Estella, ciudad monumental nacida al calor del Camino de Santiago.

En el siglo XV se la conocía como “Estella la bella” y en la actualidad sigue haciendo honor a este adagio: es ciudad románica que atesora palacios, casas señoriales, iglesias, conventos, puentes y hermosos edificios que le han valido el sobrenombre de “la Toledo del norte”.

La ciudad, de 13.000 habitantes, le sorprenderá por su animada actividad comercial y su mercado de los jueves, el gusto por la música y el teatro, y una cuidada gastronomía.

En su paseo se cruzará con peregrinos y visitantes ávidos de conocer las viejas calles de francos y judíos, y podrá comprobar que sigue siendo actual la frase que Aymeric Picaud dijo en el siglo XI: “Estella es ciudad de buen pan, excelente vino, mucha carne y pescado y toda clase de felicidad”.

la carta del Restaurante La Cepa